Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 5 de marzo de 2012

¡Uf! Ahora sí ya me está pegando



“Necesito 20 tachas de las más fuertes        que tengas, porque me voy a Teotihuacán con mis amigos”, le digo a Luis  cuando fui a verlo a  su casa.

Son las diez de la noche y estamos cinco amigos y yo, cada uno con su tacha en la mano, listos para metérnoslas y echarnos a la alberca.
 Me meto la tacha a la boca y la trago con un vodka. Pasa media hora y no me hace efecto. Después supe que era por el alcohol.

Yo fui quien las compro así que tengo el control y, sin que los demás sé den cuenta, me tomo otra para ver si así me hace algo porque ellos están “puestos” y yo no; la neta, me da coraje.

¡Uf!  Ahora sí ya me está pegando, veo como si estuvieran cayendo estrellas del cielo, mis ojos se mueven a mil por hora, las luces se ven súper  brillantes y chiquitas. De pronto, me invade una sensación  de completo bienestar.
Todo es tan lento y armónico. Que a gusto me siento, ¡no lo puedo creer! Amo el universo, se esfumaron las broncas, las preocupaciones y las deudas. No quiero que esto termine nunca.
Necesito otra, ya paso hora y media y el efecto también; ahora me voy a tomar dos para que el efecto sea doble.

Solo pienso en eso, en el efecto, no me importa lo que me pueda pasar; dicen que las tachas fríen el cerebro pero estoy de vacaciones con mis amigos, ¿qué puede suceder? Nada, a mí nunca me pasa nada.
Las cuatro de la mañana, llevo seis tachas y dos churros, me duele horrible la cabeza y tengo miedo de salirme de la alberca, estoy angustiada, paranoica, veo sombras que caminan, mis amigos ya se quieren ir a dormir y yo solo pienso en tomarme otras dos o tres tachas para ver si así se me quita el miedo; sin embargo, sé que el miedo será mayor. De todas maneras me las tomo.

La cruda es de terror, tiemblo, me da una depresión horrible, ataques de pánico, paranoia y hasta pienso en el suicidio.

 Mis papas me van a matar si saben de esto. Qué demonios he hecho. Que tonta fui. Como fue que llegue hasta esta situación.

 Ahora si tengo miedo…



No hay comentarios:

Publicar un comentario